Por revestimiento de fachadas entendemos el acto de cubrir una determinada pared o parte externa de un edificio. Su función principal es la conservación de los muros del inmueble, pero, además de la función protectora, desempeñan una labor estética muy importante. En la arquitectura, al igual que ocurre en otras disciplinas, los gustos estéticos y tendencias en la decoración están en continuo cambio.

Los revestimientos de fachadas pueden ejecutarse en diversos materiales, como la madera, el hormigón pulido o el ladrillo. Sin embargo, gracias a sus numerosas ventajas, uno de los materiales que nunca pasan de moda para cubrir las paredes es la piedra natural.

Tendencias actuales en el cubrimiento de
fachadas

Las tendencias arquitectónicas y decorativas de este momento apuestan por los juegos de texturas. En este sentido, la piedra natural ofrece numerosas posibilidades, y pueden conseguirse interesantes contrastes, por ejemplo, en tonalidades mate y brillante, o bien combinando tonos grises con marrones.

Sostenibilidad

Una de las características que buscan hoy tanto arquitectos como decoradores es la sostenibilidad. La eficiencia energética es algo que preocupa no solo a los constructores, sino también a los consumidores. En este sentido, la piedra
natural
es uno de los materiales sostenibles por excelencia. En primer lugar, su gran durabilidad garantiza una vida muy larga para la fachada que vaya a ser cubierta. Además, su carácter aislante hace que este elemento sea idóneo para conseguir una eficiencia energética óptima en las nuevas construcciones.

Acabado natural

En la misma línea de mimetización con el entorno y respeto por el medio ambiente, se busca un acabado natural en los
cubrimientos de fachadas. La piedra natural puede conseguir unos acabados rústicos en total consonancia con estas nuevas tendencias. La disposición de piedras en lajas o combinando sillares grandes con otros más pequeños logran estos contrastes que van a dar un carácter de distinción al edificio. Estos juegos de texturas contribuyen a dar profundidad y una diversidad de perspectivas en las fachadas. Dichos contrastes son perfectos para las bases de las columnas y pilares en las entradas y los zócalos de los inmuebles.

El color y los contrastes

Desde el punto de vista del color, los contrastes entre blancos, negros y grises han ido ganando terreno en los diseños de fachadas en los últimos tiempos. Las fachadas de piedra natural de color negro, que antes estaban casi reservadas para ambientes urbanos, han ido ganando importancia en casas campestres. La combinación con ventanas y grandes aberturas de color claro concede un carácter dinámico y moderno a las construcciones actuales.

En consonancia con las tendencias arquitectónicas actuales, la piedra natural es el material ideal para el revestimiento de fachadas, gracias a su carácter sostenible y connatural. Es el elemento perfecto para cubrir un edificio, consiguiendo a la vez protegerlo y embellecerlo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *