La piedra natural es un elemento para la construcción que está empezando alcanzar una renovada demanda de cara a la arquitectura y la decoración.

Las construcciones de muros de este material son un ejemplo de las construcciones que se pueden realizar, resultando decorativos y elegantes, sin dejar de ofrecer un toque rústico y tradicional.

Las cualidades de los muros de piedra natural

Los muros levantados en piedra pueden servir para embellecer fincas modernas u otro tipo de edificaciones en el campo, también las antiguas.

Posibilitan poner límites a las zonas de los patios o de los jardines, pero también pueden tener objetivos mucho más concretos y prácticos. Con los muros de piedra es posible evitar la erosión propia de la tierra, sirviendo como sistema de contención.

Todo sobre la piedra natural para muros

Otra de sus aplicaciones puede ser la de delimitar zonas de cultivo, o bien frenar el exceso de agua de lluvia que puede llegar arrastrada a otro lugar. Sin embargo, los muros de piedra también pueden atesorar un gran valor en su uso en interiores, principalmente como objeto de decoración de los hogares.

La construcción de muros de piedra natural para interiores se suele realizar con materiales que destacan por su belleza a la vista, por su color, textura o forma de la pieza. Como ejemplo de ello, tenemos el granito y su gran variedad de colores, la sobriedad y tranquilidad que transmite la pizarra, la elegancia y vistosidad del mármol o las texturas y tonos variados de la cuarcita.

Icono piedra natural para muros¡Infórmate sin compromiso!

Tipos de piedras para muros

Además de su utilización en interiores o exteriores, los muros de piedra se clasifican también por el tipo de material empleado. A la hora de levantar un muro de piedra es posible recurrir a piedras ígneas, metamórficas o sedimentarias.

Es un hecho que la piedra natural vuelve a ser un importante y distintivo material para la construcción.