Los muros de contención son los encargados de soportar los esfuerzos horizontales que se producen por el empuje de tierras y cumplen con una gran función de cerramiento. También se utilizan en otro tipo de construcción para contener aguas o líquidos, funcionando como depósitos.

Estos muros cumplen una gran función para las avalanchas de nieve . Estas son sucesos que representan un enorme riesgo debido a los destrozos que pueden ocasionar. Por eso, es importante tomar medidas de control que permitan reducir el peligro. Su función principal es asegurar la solidez de la tierra para evitar en su mayoría los desprendimientos.

muros de contención para avalanchas

Avalanchas de nieve

La pérdida de estabilidad del manto de nieve genera el desencadenamiento de las avalanchas. Dicha pérdida puede ser causada por cambios físicos o mecánicos en la estructura interna, o la interacción de los granos de nieve generada por factores externos como el pase de algún esquiador, seísmos, caídas de cornisas, etc.

El peligro de avalanchas de nieve se estima considerando una serie de aspectos, como la presencia de agua, la profundidad y características de la nieve más antigua, la densidad de estratos, la intensidad al nevar, la temperatura y el viento, entre otros.

Importancia de muros de contención en la nieve

La instalación estos muros como estructura de defensa genera un efecto estabilizador del manto de nieve debido a que redistribuye las fuerzas, limita el movimiento, lo retrasa y lo previene. Es decir, el efecto que crea el muro de contención al interrumpir los procesos de deslizamiento y reptación es la modificación de la naturaleza de estos fenómenos, que, en lugar de ser de corte y tensión, se vuelven de compresión, lo que beneficia a la estructura.

Por lo general, estas construcciones permiten una especie de terrazas cuando no es posible hacer cortes en el terreno, lo que mayormente sucede en laderas rocosas.

Piedras naturales

Cada vez es más común utilizar en los muros piedras naturales como granito y caliza, los cuales aportan grandes ventajas y son muy atractivos visualmente.

El granito es una roca ígnea compuesta por minerales como cuarzo, mica y feldespato. Es considerada una piedra muy dura, lo que la convierte en ideal para construcciones y se utiliza más en interiores por su elegante diseño.

La caliza es una roca sedimentaria compuesta por carbonato cálcico, más blanda que el mármol, pero muy duradera , lo que la convierte en un buen material para muros de piedra exteriores.

Construir muros de contención para protegernos de las avalanchas de nieve sin duda es la mejor opción para mantenernos seguros, y no por ser seguros tienen por qué ser antiestéticos. Construirlos con piedras naturales como el granito y la caliza será, sin duda, una opción ideal para el objetivo que buscamos.

Categorías: piedra natural

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *