A la hora de construir un muro, nos puede surgir la duda entre emplear materiales naturales o artificiales para su construcción. Hoy en día hay muchas opciones para llevar a cabo con éxito una construcción con ambos, pero los muros de piedra natural contienen una serie de cualidades que les permite marcar la diferencia respecto a los materiales sintéticos.

La primera diferencia de los muros de piedra natural frente a los construidos con material artificial es estética. La gran diversidad de piedras de origen natural ofrece una enorme cantidad de posibilidades en relación con la textura y con el color. Podemos elegir una piedra más clara o más oscura, dependiendo del tipo de ambiente que se vaya a crear. Además, al emplear sillares de diferentes tamaños, el muro adquiere un carácter personal y único que es más difícil de conseguir mediante el uso de piedra artificial.

Muros de piedra natural

Un material sostenible y versátil

La piedra natural no precisa de ningún elemento añadido que pueda ser perjudicial para nuestra salud. La piedra artificial es un elemento que se elabora a base de cemento, y al que se suele agregar otra serie de compuestos como dióxidos y óxidos de metal que van a ejercer la función de colorantes. La piedra natural no necesita ningún añadido para conseguir su forma, color o resistencia. Esta gran variedad de texturas y colores concede a esta materia una amplia versatilidad capaz de adaptarse a numerosos ambientes, circunstancias y entornos.

Otra gran ventaja del uso de la piedra natural es su cualidad ignífuga. Un muro fabricado con este material es una garantía para frenar el fuego en caso de incendio. La piedra artificial no ofrece la misma resistencia frente al fuego, puesto que suele llevar en su composición una cierta cantidad de resina que es susceptible de llegar a arder.

La posibilidad de reparación es otra de las circunstancias que marca la diferencia entre ambos materiales. Si hemos utilizado piedra natural para la construcción de un muro, este será más fácil de reparar utilizando el mismo material. La piedra artificial no ofrece esa posibilidad.

Su carácter reutilizable. Si construimos un muro con piedra natural y en algún momento decidimos desmontarlo, los sillares pueden ser utilizados para otra construcción. Es, por lo tanto, un material más sostenible y respetuoso con el medioambiente. Además, al ser de origen natural, no ha precisado de gasto energético alguno para su formación, cosa que sí necesita la piedra artificial.

Se puede decir que los muros de piedra natural tienen una serie de cualidades que no se van a poder igualar al utilizar materiales artificiales. Sin duda, siempre es una buena opción para levantar cualquier tipo de construcción. Desde Grupo Dolmen te aconsejamos la utilización de muros naturales y te ofrecemos un asesoramiento personalizado y sin ningún  compromiso.

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *