Los muros de escollera son los elementos de contención o sostenimiento del terreno, formados por grandes e irregulares bloques de piedra sin labrar y colocados de forma individual mediante maquinaria específica.

Estos bloques, cuya masa variable oscila entre los 300 y 3.000 kg, se encajan unos con otros atendiendo a su geometría más o menos prismática, de forma que entre ellos quede el menor número de huecos posibles. De este modo, el muro quedará dotado de un mayor peso específico y una mejor estabilidad que contribuirán a cumplir mejor las funciones para las que está previsto.

Tipos de muros de escollera

Principalmente y atendiendo a la función que cumplen vamos a diferenciar dos tipos de muros de escollera:

 Muro de contención de laderas y taludes en desmonte. Tiene como función contener el empuje del terreno natural sobre el que se construye. Suele ejecutarse sobre laderas o taludes en desmonte que presentan problemas de estabilidad o que pueden sufrir desmoronamientos.

 Muro de sostenimiento de rellenos. Este tipo de muros, en cambio, se construyen como un elemento más en rellenos y compactaciones, cumpliendo una función de sostén de las tierras que conforman el relleno.

Funciones de los muros de escollera

Icono muros de escollera¡Infórmate!

Ventajas que nos ofrecen

Gracias a los huecos resultantes entre los bloques de piedra, los muros de escollera son capaces de drenar muy fácilmente, favoreciendo la permeabilidad del terreno y evitando problemas relacionados con humedades o condensaciones.

Además, el aspecto natural que presentan estos muros favorece su integración en el entorno.

Por último, cabe destacar que estos muros poseen una buena capacidad para adaptarse a los movimientos del terreno, sin que ello conlleve daños en su estructura.

Nuestro servicio

Apostamos por la calidad en el proceso ejecutivo, desde la selección de los mejores materiales hasta la aplicación de técnicas que optimicen el resultado, a fin de ofrecer soluciones reales y garantizar la funcionalidad, durabilidad y ventajas de nuestros muros de escollera.